lunes, 11 de febrero de 2013

"Los buenos suicidas", de Toni Hill: sé lo que hicisteis en el último team building



Ficha técnica:


Título: Los buenos suicidas                Autor: Toni Hill
Editorial: Debolsillo             Género: novela, novela negra Páginas: 384
Publicación:  Junio 2012    ISBN: 9788499896786

Sinopsis (editorial):



  Noche de Reyes de 2011. El inspector Héctor Salgado, obsesionado por la desaparición de Ruth, su ex mujer, no puede conciliar el sueño y fuma un cigarrillo tras otro. De madrugada, aún insomne, recibe una llamada del nuevo agente a sus órdenes: la secretaria del director general de una conocida empresa de cosméticos se ha arrojado a las vías del metro. Parece un caso menor, pero con el paso de los días Salgado irá descubriendo que tras ese presunto suicidio se esconde una compleja y peligrosa red de mentiras. Entretanto, la agente Leire Castro, atrapada en casa por una baja médica prematura, a mes y medio de dar a luz, también piensa en el caso nunca cerrado de Ruth. Es un misterio al que no puede resistirse. Y aunque en su estado no debería emprender una investigación, en su carácter está no detenerse, insistir, derribar esas fachadas que siempre ocultan males mayores?
   La del inspector Héctor Salgado no es una de esas sagas de novelas policíacas que se puedan leer sin orden ni independientemente. Cada entrega (al menos hasta el momento) está enlazada con la siguiente, convirtiendo la saga en una gran y única novela. Es la impresión que tengo después de leer las dos primeras (las dos publicadas hasta el momento): al margen de los casos puntuales investigados a lo largo de sus páginas, la trama personal (o tramas personales, mejor) que subyace en las dos no sólo da unidad al conjunto, sino que continúa una historia que, al terminar cada libro, vuelve a dejarte con la miel en los labios, con ganas de más. Y es que Toni Hill es, para mí, un genio del cliffhanger: te deja sorprendida al borde del abismo con una única pregunta en la cabeza: ¡Ay, madre! ¿Y ahora qué?? Pues tendremos que esperar, no nos queda otro remedio.
    Porque después de lo que hemos averiguado en esta segunda novela sobre Ruth, la ex mujer del inspector, y, sobre todo, tras leer el último capítulo de Los buenos suicidas, el suspense me tiene totalmente enganchada a la saga. La de la búsqueda de Ruth es una de las tramas que, engarzadas, conforman el argumento de esta novela. Será Leire Castro, la compañera de fatigas de Salgado en el primer caso, de baja por embarazo ahora, la que investigará qué ocurrió con la ex mujer del inspector en sus ratos libres. 
     Además, en la trama personal referida al propio inspector, Héctor tendrá que aprender a convivir con su hijo adolescente y a controlar su ira, mientras sigue con Ruth en la mente. Por si fuera poco, la vuelta a su vida de un antiguo amor, le hará reflexionar sobre su pasado, su presente y, por supuesto, su futuro.
     Tramas personales al margen, el caso policial investigado esta vez nos mete de lleno en el mundo laboral, el de las grandes corporaciones, con sus alianzas y sus traiciones. Hill propone una reflexión sobre la confianza, la verdad y la mentira, el comportamiento ético, el racismo, la superioridad que da el dinero o el estatus social y, claro está, sobre qué camino toma cada uno cuando está al borde del precipicio. El autor pone en boca del psicólogo de Salgado y en los pensamientos del propio inspector toda la teoría sobre el perfil del suicida, así como su percepción social e, incluso, su tratamiento en los medios de comunicación (hay un acuerdo tácito para no dar cuenta de suicidios, por el efecto llamada que pudiera tener). Una interesante reflexión que mezcla lo social, con lo psicológico, lo personal o lo religioso para ofrecer una visión lo más amplia posible (aunque escueta) del suicidio.
     También se cuela en una novela pegada a la realidad la actualidad económica en la que nos encontramos, con referencias continúas a la coyuntura financiera, al problema del paro y hasta la inclusión expresa y crítica de una cita no ficticia: la famosa alusión a los brotes verdes de una de la ministras de Zapatero, brotes verdes que se ajaron antes de florecer.
    El narrador en tercera persona omnisciente (tan omnisciente que sabe hasta cuando alguien miente) ayuda al lector a ir descubriendo las claves del caso, funciona como un repartidor de pistas. Al mismo tiempo, descarga el peso protagonista de Salgado, localizando la atención del lector en otros personajes (tanto Leire, como los implicados en el caso), deteniéndose a contar lo que hacen, lo que piensan... y ofreciendo así un fresco más amplio que la mera visión que sobre el caso tiene Salgado. 
    En definitiva, una novela muy ágil, que sigue a la perfección la senda iniciada con El verano de los juguetes muertos, con un planteamiento y un tema de fondo muy interesante, unos personajes con vida propia, un reparto del peso de la trama muy atractivo y un final que deja en el aire muchas cuestiones.
    Nos seguimos leyendo. 

   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 13.000 páginas: 384/13.000
  •  Reto Autores de la A a la Z: H
  •  Reto Genérico: 2/5 misterio
  •  Desafío100 libros: 12/100
  • Reto Sumando: 19/2013
  • Reto 25 españoles: 10/2
  • Reto Negro y criminal: 2/15                




 

12 comentarios:

  1. Un libro al que le tengo muchísimas ganas y que no me quiero perder. He visto varias reseñas sobre él en estos días y mis ganas aumentan. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me llamaba la atención, desde que lo vi por primera vez en algún blog, el primer libro. Pero eso de que hay varios y que tienes que leerlos porque te deja con ganas de más me tira un poco para atrás. Estoy intentando evitar las sagas que enganchan... Pero me lo pensaré. Lo prometo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi me apetece mucho leer esta novela Lidia, auqneu este tipo de historias me gustan sobre todo cuando quiero evadirme y sentir ese enganche. Besos

    ResponderEliminar
  4. Llevo tiempo con ganas de leer esta novela y estrenarme con el autor, pero nada, que no lo consigo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. A ver si no nos hace esperar mucho la tercera entrega. Besos

    ResponderEliminar
  6. Una de mis próximas lecturas es este libro

    ResponderEliminar
  7. Tengo pendiente el anterior, el de El verano de los juguetes muertos. He oído maravillas de este autor, así que a ver cuándo me pongo con él. Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Tengo pendientes los anteriores de este autor, me parece que me va a gustar.

    ResponderEliminar
  9. Este me gustaría leerlo, es un tipo de lectura que suele engancharme =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Tengo pendiente aún el anterior libro. A ver si me pongo las pilas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me llama la atención y creo que podría gustarme! Muchas gracias por tu reseña.
    Me lo apunto!
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...