domingo, 25 de septiembre de 2016

Pasando revista a la semana #179

  Parece que me voy recuperando de la pájara lectora. Voy despacito pero creo que voy. ¡A ver si es verdad!
 

SORTEO

  • Cristales rotos sortea un par de libros la mar de interesantes, así que aprovecho que acabo de descubrir este blog para apuntarme. El plazo finaliza el 30 de septiembre, como puedes ver aquí.

http://cristalesrotosblog.blogspot.com.es/2016/09/sorteo-nacional.html
  • Hasta ese mismo día está abierto también el sorteo que ha organizado Entre mis libros y yo para celebrar sus 600 seguidores (¡enhorabuena!!!). No soy muy de King, pero el argumento me ha conquistado. Puedes comprobar la buena pinta que tiene aquí.

http://entremislibrosyo.blogspot.com.es/2016/09/sorteo-600-seguidores.html
  • También me ha llamado mucho la atención el libro que sortea que Adivina quién lee, así que también pruebo suerte. El plazo también finaliza el 30 de septiembre. Más datos, aquí.
http://adivinaquienlee.blogspot.com.es/2016/09/sorteo-de-una-buena-chica-de-mary-kubica.html
  • Y termino con otro libro que también me ha picado la curiosidad. En este caso, lo sortea Lector de Tot que ha regresado a la blogosfera llena de fuerza y energía (¡qué alegría volver a tenerte por aquí!). Tienes toda la información aquí.
https://lectoradetot.blogspot.com.es/2016/09/sorteo-de-un-ejemplar-de-donde-las.html

 

LECTURA CONJUNTA


   Esta semana he recibido Mensajes desde el lago así que me he apuntado a la lectura conjunta organizada por Libros que hay que leer, Adivina quién lee y El universo de los libros. ¡Empezamos a leer el martes!

#RETODEESTASEMANA


   Esta semana he leído Los abrazos oscuros y he continuado con El nombre del viento. A ver si esta vez sí salgo ya de mi pájara lectora. No es por cantidad de páginas leídas sino por actitud y porque estoy más concentrada. 
   Vamos a ver si se concreta mi mejoría porque a partir de mañana quiero leer Mensajes desde el lago, de Mercedes Pinto Maldonado, para la lectura conjunta de la que acabo de hablar; quisiera terminar El nombre del viento y cruzo los dedos a ver si también puedo leer Tras la guarida, de Rafael García Maldonado.
 

ENTRADA MÁS LEÍDA ESTA SEMANA


  Esta semana se reparten el podio dos novelas que me han gustado mucho, así que tan feliz. La primera, En la Calle Mayor y la segunda, Bajo la misma estrella. ¡Dos buenas recomendaciones!


NUEVOS HABITANTES

   Esta semana he recibido dos libros que me apetecen un montón. ¡A ver si me sacan de mi pájara!

  ¡Feliz semana!
  Nos seguimos leyendo.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Un octubre para los valientes indies

https://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com.es/2016/09/octubre-mes-de-la-novela-autopublicada.html

  Octubre será el mes de los autores valientes que se arriesgan a autopublicar sus obras, tal y como nos propone Libros que hay que leer.
  Siempre tengo algún indie pendiente, así que voy a aprovechar para leer todo lo que pueda. Aunque tal y como va mi ritmo lector últimamente no prometo nada.
   Enlazaré las reseñas a continuación.
   Nos seguimos leyendo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

"El arte de ser normal", de Lisa Williamson: una interesante reflexión sobre lo socialmente aceptable

  Recupero hoy una novela crossover que me gustó mucho y cuya reseña publiqué hace unos meses en Anika entre Libros. Una novela que muchos deberían leer.
http://www.planetadelibros.com/libro-el-arte-de-ser-normal/206643


Título: El arte de ser normal  
Título Original: (The Art of Being Normal, 2015)
Autor: Lisa Williamson  
Editorial: Planeta  
Colección: Crossbooks
Copyright:
© Lisa Williamson, 2015

© Editorial Planeta S.A., 2016
Traducción: Silvia Cuevas Morales
Edición: 1ª Edición: Enero 2016
ISBN: 9788408149125
Tapa: Blanda
Etiquetas: acoso escolar, bullying, adolescencia, amistad, amor, crossover, literatura inglesa, novela, padres e hijos, secretos, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, literatura juvenil, instituto, falsas apariencias, transexualidad, LGTB
Nº de páginas: 416



Argumento:

¿Qué es ser normal? David lo parece, pero guarda un secreto que hace que sus compañeros de instituto le consideren un friki. Leo también lo parece pero igualmente tiene su propio secreto. Cuando ambos compartan lo que guardan descubrirán cuánto tienen en común y afianzarán una amistad que pasará por encima de todo convencionalismo social.


Opinión:

  Lisa Williamson reflexiona ampliamente en esta novela (entretenida y profunda a la vez) sobre lo que nos hace ser normales o, mejor dicho, sobre lo que socialmente se considera ser normal. Contrapone, así, los usos, costumbres, y convencionalismos sociales con lo que cada uno de nosotros sentimos en nuestro interior y cuestiona, por lo tanto, que haya una normalidad general, una serie de cualidades (cualidades entendidas como tal socialmente) que nos garanticen una especie de carnet de normalidad que nos libre de ser cuestionados por el resto del grupo.
  Las relaciones entre el individuo, el grupo (los amigos, la familia, los compañeros de instituto...) y la sociedad son, pues, uno de los temas más analizados en esta novela, que pretende mostrar que todos somos tan raros y tan normales como todos los demás: todos tenemos nuestras rarezas, todos tenemos algo que podría hacer que los demás nos consideraran frikis. Entonces, ¿qué hacemos con ellas? ¿Las escondemos, aun a riesgo de dejar de ser nosotros mismos? ¿O las mostramos y nos enfrentamos al rechazo o, incluso, a la burla o la violencia?
  Entre estas preguntas se debate David, uno de los dos protagonistas/narradores del libro. Un chico que se sale de la normalidad tanto para su hermana como para sus compañeros de instituto, aunque no para él mismo ni para sus amigos. El gran paso para él será contárselo a sus padres y descubrir qué piensan ellos. Y es que David quiere ser chica y se siente encerrado en un cuerpo que trata de esconder, medir y estudiar centímetro a centímetro con la intención de tenerlo bajo control, de calibrar su cambios, temiendo siempre el gran salto que supondrá pasar de chico a hombre y el crecer tanto (demasiada altura, pies demasiado grandes) como para resultar una mujer grotesca.
  A su instituto llega Leo, el otro protagonista/narrador de la novela, un chico solitario e introvertido que enseguida llamará la atención de David. Cuando Leo salga en su defensa tras la enésima agresión por parte del matón del centro, comenzará una incipiente amistad que les llevará a compartir sus secretos y a descubrir cuánto tienen en común.
  Narrada a dos voces en primera persona (diferenciadas tipográficamente), "El arte de ser normal" es una novela sencilla en su estilo y planteamiento literario pero muy profunda en cuanto a los temas que trata. La aceptación de uno mismo, la pugna entre lo que quiero ser y lo que se espera de mí, el amor cuando uno no es lo que aparenta ser, el conflicto de identidad sexual... Todos ellos son temas muy poco explorados literariamente que se abordan aquí con honestidad y con la intención de mostrar que, en realidad, la normalidad no es sino una convención tras la que nos protegemos (o pretendemos protegernos) del diferente, sin caer en que todos somos distintos y que, por lo tanto, la normalidad es una falacia en sí misma.
  Creo que todas estas cuestiones, tan peliagudas, tan complejas y que tanta gente rechazará sin ni siquiera conocerlas, están tratadas en la novela con perspectiva, respeto, profundidad y con la riqueza de matices y vivencias que le da a la autora haber trabajado en el Servicio de Identidad de Género, un centro de salud para la gente joven con conflictos por su identidad sexual.
  En definitiva, una novela interesante y amena que servirá para abrir mentes y para meternos en la piel de quienes no son como la sociedad espera o desea o confían que sean. De quienes simplemente son como son.
    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

"La maravillosa granja McBroom", de Sid Fleischman: humor y absurdo para garantizar la diversión de los más pequeños



Título: La maravillosa granja de McBroom
Autor: Sid Fleischman

Ilustrador: Quentin Blake
Editorial: Alfaguara
Género: LIJ
Páginas: 90
Publicación: 1983
ISBN: 9788420448855

"Se han contado tantas rematadas tonterías sobre la maravillosa granja de media hectárea de McBroom que lo mejor es que aclare yo mismo este asunto. Yo soy McBroom. En seguida os explicaré lo de las sandías." Así arranca este disparatado libro, con este más disparatado personaje socarrón y pintoresco sobre el que nunca sobrevuela (siquiera) el pesimismo.
   Este es uno de los libros que leímos en los clubes de lectura infantiles de Azuqueca durante el curso pasado. Concretamente lo leí con dos grupos: el de 7-8 años y el de 9-10 años. Y a los dos les encantó. Y, la verdad, lo entiendo a la perfección: es un libro super divertido, ágil, lleno de aventuras y que les llama mucho la atención con los toques absurdos que incluye.
   Porque esa es una de las bazas de esta obra: un humor que roza el absurdo y que sorprende al tiempo que te hace reír. Fleischman utiliza muchísimo el recurso a las exageraciones para conseguir ese humor, lo que encanta a los niños. Y es que tiene golpes francamente divertidos, como ese día en el que hizo tanto calor que todas las mazorcas de maíz explotaron llenando la granja de palomitas.
   Pero estas exageraciones, permiten dos cosas que a mí me han dado mucho juego en los clubes: por un lado, abren la puerta a la creación, a la imaginación, a la capacidad de ver más allá de realidad. Así, hemos creado exageraciones parecidas a las del autor pero también hemos jugado a algo tan divertido como los tantanes: era un hombre tan tan tan pequeño que se sentaba en una moneda y le colgaba los pies. Este ejercicio (que gusta por la parte de diversión que supone) también les permite ir acercándose al mundo de la metáfora, poniendo en relación dos realidades que tienen algo en común o a las que se les busca algo en común. Un ejercicio de creatividad fabuloso para los niños.
    Pero, además, las exageraciones de McBroom nos han permitido reflexionar sobre la verdad y la mentira y sobre esas ocasiones en las que adornamos tanto algo que nos ha ocurrido de verdad que, al final, parece mentira. Muy interesante todo lo que dijeron los niños sobre el tema, la verdad.
   A la agilidad, el juego y la diversión de la obra se le suman las ilustraciones de uno de mis dibujantes favoritos: Quentin Blake. Sencillas, casi esquemáticas, sin color pero tan llenas de matices y tan ligadas al texto que suponen una ventana abierta que te permite entrar en la granja de McBroom como si fueras uno de sus hijos.
   En definitiva, una obra muy muy recomendable con la que se puede disfrutar de la lectura y mucho más.   
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 40/100
  •  Reto Olvidados: 13

lunes, 19 de septiembre de 2016

"En la Calle Mayor", de Virginia Gil Rodríguez: una novela llena de magia y ternura

http://amzn.to/2db2xqd


Título: En la Calle Mayor
Autora: Virginia Gil Rodríguez
Editorial: autopublicada
Género: novela contemporánea, fantasía, realismo mágico, juvenil, crossover, novela corta
Páginas: 128
Publicación: abril 2016
ASIN: B01BDIZ9DA

 En la Calle Mayor de una ciudad y amurallada, sucederán hechos sorprendentes. May ve como su padre, un escritor frustrado, desaparece ante sus propios ojos en circunstancias misteriosas. Desde ese momento su vida cambia. Su madre, con la que la relación es silenciosa aumenta las horas de trabajo en el hospital, y ella tiene que ocuparse de Leo, su hermano pequeño. May deja de hablar con todo el mundo salvo con Leo. Poco a poco olvida las horas compartidas de lectura en las rodillas de su padre, y empieza a comunicarse con él a través de su diario, sin obtener respuesta explícita. Una tarde, su madre descubre un libro en el escaparate de la librería de la Calle Mayor y una fuerza desconocida le invita a adentrarse en la tienda. El libro habla de ángeles, de la magia de la vida. El libro es una invitación a utilizar esa magia para transformarse. Pero no todo ocurrirá de la manera esperada. Porque la vida nos tiene reservado exactamente lo que necesitamos y no lo que creemos necesitar. O eso es al menos lo que dicen el zapatero y la librera, los dos sabios espirituales de la Calle Mayor.
   Hace ya unos meses que Virginia Gil Rodríguez se puso en contacto conmigo para ofrecerme la posibilidad de leer su novela, su primera novela, esa en la que ha puesto tanta ilusión. Y aunque he tardado más de lo que esperaba en encontrar hueco para leerla y, más tarde, para reseñarla, aquí estoy para hablar de un libro que se sale de lo común y que toca la fibra con su sensibilidad, sus capas y sus múltiples lecturas.
    Esa es una de las cosas que más me ha gustado de En la Calle Mayor: su versatilidad. Puede ser leída por jóvenes pero también adultos; puede leerse literalmente o buscar metáforas, símbolos y significados ocultos; y puede entenderse como una novela de fantasía o como una obra realista pero con un toque de magia, de ensoñación, de irrealidad, de la materia desconocida que impregna nuestra vida, aunque a veces no la veamos o no la queramos ver.
    Además de esta versatilidad, la novela está bien escrita: es ágil, tiene unos personajes más que entrañables de los que te enamoras nada comenzar a leer y es tan corta que se lee casi sin que te des cuenta. El estilo es sencillo pero trabajado (con ciertos toques poéticos que le sientan muy bien a ese realismo mágico del que hablaba) y con un tono cuajado de la inocencia con la que descubren el mundo los niños.
    Esta es, sin duda, otra de las cosas que más me han gustado de la novela: la oposición entre el mundo de los adultos (tan formal, tan cerrado, tan pautado, tan sin tiempo para nada que se salga del guion) y el mundo de los niños. Me ha gustado mucho ponerme en la piel de May y aprender a ver la vida como la ve ella, a sentir lo que siente, a comprender cómo va lo que le va sucediendo la va transformando, al tiempo que ella también va transformando a quienes tiene alrededor. Creo que es un personaje con mucha magia y me ha encantado su voz y todo lo que piensa. Tengo la sensación de que la autora consigue conectar con el niño que todos llevamos dentro (ese que está ahogado dentro de nosotros, el que escondemos o el que hemos olvidado) gracias a May por lo que leer esta novela es, hasta cierto punto, una liberación de nuestro propio yo. Al menos yo he tenido esa sensación.
   Tampoco puedo dejar de mencionar, claro está, el toque metaliterario y el canto al amor por los libros y a las historias que pueden cambiar tu vida que esta novela supone. Ver cómo May se encuentra en el libro que le compra su madre y cómo este lo va cambiando todo tiene algo de magia, un intento por tratar de captar el poder de transformación que puede llegar a tener un libro.
   Finalmente, tampoco puedo pasar por alto el contexto espacial de la obra, esa Calle Mayor y ese pueblo que te entra por los ojos y al que te trasladas a vivir mientras dura la lectura del libro. Lástima que la estancia sea tan corta...
    Así pues, me ha gustado mucho esta historia sencilla pero llena de significados que está llena de ternura y de sensibilidad y que nos habla de cómo afrontar las pérdidas y los baches que la vida nos va poniendo en el camino. Tengamos la edad que tengamos.       
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 77/100
  •  Reto libros autopublicados: 4/6
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...