viernes, 2 de diciembre de 2016

"El dueño de las sombras" (Trilogía de Eblus 1), de Care Santos: un narrador fascinante

  Me ha fascinado esta trilogía de Care Santos que reseñé para Anika entre Libros. Tiene un narrador tan potente, que posee una manera de contar tan peculiar que es imposible no ponerse a sus pies. Por muy demoníaco que sea.


http://www.edicionesb.com/catalogo/autor/care-santos/345/libro/el-dueno-de-las-sombras_3929.html
Título: El dueño de las sombras (Trilogía de Eblus 1) Título Original: (El dueño de las sombras, 2016) Autor: Care Santos Editorial: B de Blok Colección: Sin Límites

Copyright:
© Care Santos, 2016
© Ediciones B, S.A., 2016
Edición: 1ª Edición: Marzo 2016 ISBN: 9788416075829 Tapa: Blanda Etiquetas: religión, cristianismo, crossover, demonio, diablo, fantasmas, espíritus, literatura española, maldiciones, novela, sagas familiares, trilogías, vampiros, 17 años, 18 años, 15 años, 16 años, literatura juvenil Nº de páginas: 432

Argumento:

La familia Albás lleva generaciones conviviendo con una maldición que afecta a sus primogénitas: en el año en que cumplen 16, Eblus, el Dueño de las Sombras, se las lleva. A lo largo de la primera entrega protagonizada por este demonio, conoceremos los pormenores de esta singular familia y su relación con el maligno. Y, sobre todo, descubriremos las extraordinarias dotes narrativas de Eblus.

Opinión:


  No son muchos los libros de los que te enamoras por el narrador. Sí suele ocurrir con los personajes o con la trama, pero no abundan los que tienen un narrador tan especial como este Eblus, voz narrativa de esta trilogía. Así es aunque no lo sabemos desde el principio. Sin embargo, poco a poco, se va dando a conocer: primero por su particularísima forma de narrar (e, incluso, de dirigirse en segunda persona el lector) y, más tarde, por su no menos particular forma de ser. Incluso su naturaleza: Eblus es el mismísimo diablo. O, al menos, uno de los muchos diablos que existen.
  Sin duda alguna, este narrador (insolente, prepotente, soberbio, que maneja la tensión narrativa como nadie y que se atreve, incluso, a menospreciar e insultar al lector) es lo que marca la diferencia en este trilogía que nos muestra el lado más oscuro de la realidad.
  De hecho, Eblus se empeña una y otra vez en decir que siempre triunfa el lado oscuro, que siempre predomina, que el bien no es más que la otra cara de una suerte que casi siempre favorece al caos, la destrucción y la maldad. Fanfarrón y arrogante, el Dueño de las Sombras nos va ofreciendo su visión del mundo, aunque esta difiere bastante de lo que conocíamos a través de la religión o de la tradición.
  La personalidad, la forma de hablar y la propia función del narrador condicionan totalmente el relato. Tanto es así, que va conduciendo al lector (un lector que es narratario, pues Eblus se dirige directamente a él en muchísimas ocasiones a lo largo de la obra) a través del tiempo y del espacio para ir desvelándonos los detalles de la historia que quiere contar.
  Así, la primera parte de esta novela sirve de introducción de esa historia y nos permite conocer a la familia Albás, protagonista absoluta de la obra. Por eso, esta primera entrega tiene mucho de saga familiar. Care Santos nos va introduciendo poco a poco en la genealogía de los Albás y nos va poniendo al día de sus ancestrales tratos con el diablo, sin perder de vista al personaje más importante de la saga: Natalia. Por cierto, y hablando del árbol genealógico de los Albás: la obra se abre con un esquema de sus ramas; un esquema que será muy útil para no perderse entre los miembros del clan pero que, además, ofrece información muy curiosa si uno se fija bien.
  En la segunda parte, son los muertos los que toman la palabra y, así, vamos descubriendo (siempre en primera persona) las vidas (y las muertes) de los antepasados más importantes de Natalia. Más importantes, al menos, desde el punto de vista de sus tratos con el demonio.
  En la tercera parte, Eblus toma ya sin ningún pudor las riendas del relato y nos cuenta no solo su relación con la familia, sino parte de su propia trayectoria, sus proyectos y sus guerras personales. Unas guerras personales que propiciarán la caída de nuestro "héroe" (al más puro estilo épico), lo que permite cerrar la primera entrega por todo lo alto. Imposible no querer seguir leyendo la segunda entrega con ese final. En esta tercera parte, Eblus es más Eblus que en ningún momento de la obra y despliega todo jactancioso, vanidoso y endiosado encanto para poner al día al ignorante lector sobre todo lo relacionado con el lado oscuro.
  Care Santos se vale, así, de la tradición demoníaca, religiosa y mitológica y de las leyendas para componer un relato magnífico que combina a la perfección tres ejes de realidad: la realidad de la novela (la trama relacionada con la familia Albás), la realidad histórica (ambienta su novela en Layana, localidad perteneciente a la comarca de las Cinco Villas, al noroeste de Zaragoza y recoge hechos históricos de la zona, como la desaparición del pueblo de Tiermas y su balneario tras construir un pantano que lo anegó), y la fantasía.
   La autora publicó una primera edición de esta novela en 2006 pero, con motivo del cierre de la misma, ha vuelto a ver la luz, ligeramente modificada y con más páginas.
  Así pues, Santos nos regala una novela diferente, con un narrador absolutamente genial, que guía a su antojo los hilos argumentales, que interrumpe siempre que le viene en gana (lo cual también dice mucho de su personalidad) y que nos deja con ganas de seguir leyendo la trilogía a la que nombra y que protagoniza.
    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Balance octubre y noviembre y Reto diciembre

   Al final octubre se me dio bastante mal y ni siquiera vi la necesidad de hacer balance, cuando había leído tan poco, ni de plantearme nuevas lecturas para noviembre, cuando tenía casi todas las de octubre pendientes. Así que aprovecho el inicio de diciembre para hacer balance de lo que he leído en octubre y noviembre, que es esto:
  1. He leído La quinta mujer, de Henning Mankell, en el club de lectura de adultos (488 páginas)
  2. Un tesoro escondido, de Gemma Lienas, para Anika entre Libros (125 páginas)
  3. Princesas Dragón. El misterio del huevo dorado, de Pedro Mañas, para Anika entre Libros (104 páginas)
  4. Princesas Dragón. El pantano de las sirenas, de Pedro Mañas, para Anika entre Libros (96 páginas)
  5. Crónicas de Spiderwick 1. El libro fantástico, de Holly Black y Tony DiTerlizzi, para el club de lectura de 9-10 años (114 páginas)
  6. Crónicas de Spiderwick 2. El anteojo asombroso, de Holly Black y Tony DiTerlizzi, para el club de lectura de 9-10 años (114 páginas)
  7. Con el club de adultos también he releído en noviembre La caricia de Tánatos, de María José Moreno (512 páginas)
  8. En estos dos meses también he leído El temor de un hombre sabio (Crónica del asesino de reyes 2), de Patrick Rothfuss (1.200 páginas)
  9. La experiencia de leer, de C. S. Lewis, para acabar el reto Serendipia Recomienda (144 páginas)
  10. y me ha dado tiempo a leer la mitad de Yo que tanto te quiero, de Marta Querol (he leído 220 páginas) 
  11. y un cuarto de Ángeles de granito, de Esteban Navarro (he leído 70 páginas) 
  12. Y también he podido empezar Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva, aunque he leído muy poquito (50 páginas)
Y añado los siguientes libros infantiles:
  1. Cómo mola tu escoba, de Julia Donaldson (32 páginas)
  2. Las aventuras de Lester y Bob, de Ole Könnecke (64 páginas)
  3. El monstruo, de David Martín y Ramón Trigo (24 páginas) 

  Son 3.237 páginas en dos meses. No es que esté contenta pero tal y como he estado de falta de tiempo y de poco concentrada... me doy con un canto en los dientes. Y a ver si cambia la tendencia que el año se acaba y hay que finiquitar retos. Tanto es así, que (por el bien de mis retos) en diciembre debería:
  1. Acabar Yo que tanto te quiero, de Marta Querol (me quedan 228 páginas)
  2. Terminar Ángeles de granito, de Esteban Navarro (me faltan 182 páginas)
  3. Finquitar Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva (tengo 302 páginas por leer)
  4. Leer Tratado de filosofía zoom, de José Antonio Marina,  para Anika entre Libros (252 páginas)
  5. Candela y el rey de papel, de Reyes Martínez,  para Anika entre Libros (136 páginas)
  6. Maus, de Art Spielgelman (296 páginas)
  7. Paranoia, de Franck Thilliez, para acabar el Reto Autores de la A a la Z (496 páginas)
  8. En el club de lectura de adultos vamos a leer  El silencio de la ciudad blanca, de Eva García Saez, para el club de lectura (480 páginas)
  9. Reencuentro, de Fred Uhlman, para acabar el reto Autores de la A a la Z (128 páginas)
  10. Nunca falta nadie, de Catherine Lacey (256 páginas)
  Son 2.756 páginas. ¡A ver si puedo con ellas!
  

BALANCE DE RETOS

  Se va acabando el año y mis retos van así:

  • Reto 100 Libros: 100/100 ->100% ¡COMPLETADO!
  • Reto Genérico: 37/40 -> 93% (creo que al final voy a tener que utilizar los comodines...)
  • Reto Libros Olvidados: 278
  • Reto Jane Austen (reto bianual): 2/8->25%
  • Reto Autores de la A a la Z: 23/26 -> 92%
  • Reto Serendipia Recomienda: 3/3 -> 100¡COMPLETADO!
  • Reto Yincana Histórica: 7/35->20%
  • Reto Ciudades con Libro: 6
  • Reto Wharton/James: 1
  • Reto Sabuesos: 9
  • Reto Juegos del Hambre: 0/3->0%
  • Reto Novela Gráfica: 2/3->66%
  • Reto Libros Autoeditados 5/6->80%  
  
  Nos seguimos leyendo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...