lunes, 28 de enero de 2013

"Irse de casa", de Carmen Martín Gaite: siguiendo la pista de los personajes por toda la ciudad

Ficha técnica:


Título: Irse de casa       Autor: Carmen Martín Gaite
Editorial: Anagrama   Género: novela        Páginas: 352
Publicación:  2012    ISBN: 9788433976888

Sinopsis (editorial):


   Amparo Miranda, una exitosa diseñadora de modas con sede en Nueva York, vuelve a la ciudad de provincias que abandonó cuarenta años atrás. Amparo, de origen humilde e hija de soltera, no ha regresado corroída por la nostalgia ni tampoco para exhibir sus triunfos ante aquellos que nunca la aceptaron. Quiere, por el contrario, pasar desapercibida: viene a mirar, a intentar recomponer a solas un discurso que quedó interrumpido, a introducir palabras en una historia de silencios. Pero durante la semana que pasa en la ciudad, allí están ocurriendo otras muchas cosas, desarrollándose otras conversaciones, trenzándose el destino de otras gentes...
    Hay veces en las que estás leyendo un libro pero, en realidad, no tienes la impresión de estar leyendo, sino de estar haciendo otra cosa. Eso es lo que me ha pasado a mí con esta novela de Carmen Martín Gaite en la que la ciudad es tan protagonista que me ha dado la sensación de estar dentro de ella e ir cruzándome con unos personajes y otros, charlando con ellos, escuchando lo que hablan con otros, verlos pasar absortos en su mundo, descubrir cómo se reencuentran tras muchos años sin verse... Porque Irse de casa es una novela coral en la que cada capítulo está construido a través de los pensamientos, recuerdos, conversaciones o acontecidos de varios personajes y es el lector el que debe ir reconstruyendo tanto la tela de araña que une a unos con otros como la personalidad e historia de cada uno de ellos.
    He disfrutado mucho jugando con este libro, descubriendo los lazos que unían a los personajes y las casualidades que van poniendo a unos en el camino de otros, mientras que el mismo destino esquiva o retrasa el encuentro de quienes deseamos que se vean de una vez. Me ha resultado muy  motivante pero he de decir que he tenido que ir apuntando qué personajes iban apareciendo y qué relación tenían unos con otro porque Martín Gaite va sumando nuevos caracteres hasta el último capítulo. 
    A pesar de que son muchos los personajes (de todas los sexos y orientaciones sexuales, todas las clases sociales, todas las suertes y todas las situaciones económicas) que van desfilando por el libro, la historia principal la protagoniza Amparo Miranda, una afamada diseñadora de moda que reside en Nueva York pero que, en un pálpito, en uno de esos impulsos que a veces te regala la vida, regresa a su ciudad natal (ciudad de provincias no especificada) tras 40 años de ausencia, sin saber muy bien por qué ni qué busca con ese viaje. Decía la autora en una entrevista que le hicieron en 1998, cuando se publicó la novela, que pretendía reflejar ese momento en la vida de algunas personas en el que entienden que para cambiar de vida deben cambiar de casa. Y sí, hay mucho de búsqueda personal, de ajuste de cuentas con el pasado y de husmear un nuevo futuro en esta obra.
    Un futuro que bien podría estar en el cine. Por eso, Amparo lee el guión que ha escrito su hijo Jeremy con la sensación de descubrirse, de redescubrirse en la mujer que es y que fue. Más que leer, Amparo vive el guión, da cuerpo y movimiento a la mujer sobre el papel. Y la varita de escritora mágica de Martín Gaite está tan bien agitada en esta ocasión que hay momentos de la narración en los que realmente te parece estar viendo una película en vez de leyendo un libro. Esa capacidad de mimetizar artes diferentes (a través de las referencias explícitas de películas y del guión de Jeremy, pero también a través de la técnica narrativa elegida por la autora), junto con maravillosas metáforas e imágenes, en ocasiones surrealistas, pero tan certeras como las puntadas que sostienen los vestidos que diseña Amparo, convierten a este libro en algo más. En una auténtica joya, recomendable para todo aquel que se divierta poniendo su granito de arena en la construcción de lo que lee y que disfrute de la buena literatura.
    Nos seguimos leyendo.

16 comentarios:

  1. He leído un par de novelas de esta autora y nunca me ha defraudado, me gusta la forma que tiene de relatar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta. Suerte que aún me queda bastante de su bibliografía por disfrutar!
      Besos

      Eliminar
  2. Buena reseña!
    Me gustan este tipo de libros, además es una autora que desconocía hasta ahora... me lo llevo apuntado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. La leí hace tiempo, de adolescente, no era el momento apropiado. De eso me di cuenta más tarde, cuando volví a leer a Martín Gaite. Fui lectora demasiado precoz para muchos libros que ahora debo releer porque no los valoré bien.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me ha pasado con algunos. Y para leer este libro creo que hay que tener una cierta madurez vital... pero también literaria y cultural, porque hay muchísimas referencias que dan profundidad a la historia y que hay que tener bagaje para conocer, entender y valorar.
      Besos

      Eliminar
  4. ¡Qué reseña!es de esas que dan ganas de salir volando a por el libro. Me moderaré y por lo pronto lo paso a la lista. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Siempre que me decís eso me da cargo de conciencia. ¿Y si a vosotros no os gusta?? jajajaja. Como sabéis quienes las leéis, suelo hacer una valoración personal de la lectura, hablar de mi lectura sobre el libro, más que una reseña más objetiva. Por eso se nota cuando un libro me entusiasma y cuando me deja fría. Y, según parece, contagio ese sentimiento! jajaja.
      Besos

      Eliminar
  5. La leí hace años y me encantó. Tengo debilidad por esta autora, así que no soy muy objetiva quizás. Una reseña impecable!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Poco he leìdo de esta autora, por lo que me voy a apuntar éste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene libros buenísimos. A mí me encantó "Nubosidad variable" y "El cuarto de atrás" me pareció un juego metaliterario extraordinario, pero la verdad es que todavía no he leído nada suyo que me haya dejado fría.
      Besos

      Eliminar
  7. Tomo nota de tu reseña, no conocía el libro ;D Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis lecturas de noviembre siguen dando frutos!!
      Besos

      Eliminar
  8. Hace poco leí a Martín Gaite y fue un fracaso total. Ya leerás la reseña. Pero decidí no tirar la toalla y adentrarme en otra obra suya, así que la sigo teniendo en mente y tu reseña me lo recuerda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dependiendo de la época, hay libros más literarios, más experimentales, más críticos o más "normales" en su producción. Estaré pendiente de tu reseña, que me has dejado con la curiosidad de saber cuál es... jajajaja.
      Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...