martes, 27 de noviembre de 2012

Gente que quiere llevar la razón


     Hay gente que discute por el mero placer de discutir. Les gusta eso del rifi-rafe, el intercambio de opiniones, el cruce de puntos de vista, el aprendizaje a través de la confrontación. Estas personas, en ocasiones, fuerzan sus propias opiniones para encontrar nuevos argumentos con los que rebatir al oponente, en un intento por sacar el máximo provecho a la lid. En el forcejeo dialéctico, pocas veces se acaloran ni alzan la voz. Debaten con energía y con seguridad, sin rabia ni ira. Para ellos, el combate de ideas y argumentos es como jugar al ajedrez: una demostración de inteligencias por turnos. Es un dar para recibir, pensando siempre en volver a dar.
    Pero hay quien discute con el afán de tener siempre razón. Son personas que, en la bronca, no buscan nuevos argumentos, sino que dan vueltas a la misma idea una y otra vez, como borrico en la noria, sin aportar nada nuevo en cada intervención. Como mucho, añaden ejemplos diferentes (ni siquiera novedosos), en un intento por justificar, vía recurso a la experiencia, su opinión.
    Con los primeros, suelo actuar como un miura, entrando al trapo sin contemplaciones, argumentando y contraargumentando casi con más pasión que razón. Pero, en el fondo, disfruto de esa vuelta de tuerca, de que me fuercen a pensar deprisa cuál será mi próximo ataque, intentado que, en la medida de lo posible, sea tan brillante como el que me acaban de lanzar. Porque, curiosamente, estos ‘discutidores’ casi casi profesionales tienen la inteligencia suficiente para ser brillantes en sus manifestaciones, aunque éstas no coincidan plenamente con lo que piensan en su fuero interno.
     Con los segundos me enrabieto y acabo cediendo. Doy la razón, en un intento por frenar una discusión hueca. Tú ganas, da igual, no merece la pena perder el tiempo. Lástima que esto último me ocurra con tanta frecuencia.
    Nos seguimos leyendo.

12 comentarios:

  1. En esto no pienso llevarte la contraria... Estoy de acuerdo contigo al 100% en tu exposición !
    Jijijijijijiji. :))
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Mira que si no.... entro al trapo jajajajaj!!

      Besos

      Eliminar
    2. Jajajaja no te me pongas xula que saco los pompones y te doy.... Eh!
      ;-P Jajajajaja
      Feliz día!
      Besos

      Eliminar
  2. Yo también estoy de acuerdo contigo, pero cada vez más a los segundos los ignoro cuanto antes (me estaré haciendo mayor). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede ser una cuestión de madurez, sí. ;)

      Besos

      Eliminar
  3. Tambien son dos formas diferentes de afrontar la vida no? o entenderla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Upps! también quería decirte que me ha gustado tu entrada

      Besos

      Eliminar
    2. jajajaj. Gracias!!!

      Claro, son dos formas de ver y entender la vida... pero yo creo que es materialmente imposible que una persona tenga razón siempre. Hay gente que no cree lo mismo, claro. Hay gente que siempre cree tener la razón.

      Besos

      Eliminar
  4. Yo me he topado con seres de este tipo, si! y que dolor de cabeza dan, como siempre son los mismo... ya los tengo localizado cuando los veo venir intento darme el piro porque es que como dices buscan el rifi-rafe, de lo que sea lo importante es tener tertulia y gresca.

    Pero hay que tener algo claro lidia...
    "el pejiguera que nadie espera" puede aparecer en cualquier momento.

    Esta entrada me ha divertido porque mientras te leía iba recordando momentos de "grescas"

    Un besito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que, por desgracia, todos nos hemos topado con alguien así. La gente que quiere llevar razón a toda costa es demasiado abundante jajajaja.

      Besos!

      Eliminar
  5. A mí me gusta discutir y me gusta que me hagan trabajar la mente mientras discuto. Es una de las cosas que más echo de menos de un exnovio, que ponía mis argumentos al límite y, cuando me tenía acorralada, se echaba a reír. Desde entonces, por desgracia, no he encontrado un cerebro tan sexy como el suyo. Me gusta discutir, pero no me gusta que alguien quiera llevar siempre la razón. Me ponen de los nervios. Cuando me topo con uno de ellos, ahora ya he aprendido que no debo abrir la boca.

    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...