lunes, 19 de noviembre de 2012

"Algún amor que no mate", de Dulce Chacón: la violencia que destruye la vida



    Pocos libros me han hecho sentir tantas cosas mientras lo leía como lo ha hecho este. Es muy cortito, son solo 128 páginas, lo he devorado en menos de un día. Y he empleado más tiempo porque en un par de ocasiones he tenido que parar, he tenido que cerrar el libro, despejarme, alejarme de una historia dura pero contada con una ternura sin parangón, desprenderme de la angustia de esa Prudencia desdoblada, aislada, maltratada.
    El título ya lo dice todo: Algún amor que no mate habla sobre la violencia doméstica, la violencia de género, la violencia que ejerce el hombre sobre la mujer a la que considera suya, objeto de su posesión al que puede tratar como a una silla o a un armario. Prudencia, cosificada, encerrada, coja, sumisa, alienada, despojada de su propia personalidad mira a través de la ventana en busca de un mundo que ya no le pertenece, un mundo al que ya no pertenece; un mundo que la ha olvidado y que ha sido incapaz de ayudarla a remontar. Por eso, habla consigo misma, se cuenta a sí misma el nacimiento de un amor que no resultó ser como ella esperaba. El amor de un hombre enfermo mentalmente, que la llama mamá cuando hacen el amor (aunque hayan pasado ya 15 años desde la última vez) y que se consuela con una amante a la que también maltrata. 
    Prudencia se encoje, se empequeñece, languidece en la espera. Desde una cama de hospital ve a quienes fueron su familia, sus amigas, su familia, su marido pedirle perdón, tratar de enmendar los errores que la han llevado a lo no existencia, al olvido, a la ausencia hasta de sí misma.
    Por el tema que trata, es una novela socialmente interesante. Pero literariamente también lo es, porque Dulce Chacón incluye varias voces narrativas que dan perspectiva a la historia, completan el argumento y añaden tanto dramatismo como credibilidad. En primer lugar, Prudencia nos cuenta en primera persona cómo ha vivido sus años de matrimonio. En segundo lugar, la mujer apartada y maltratada se desdobla para hablar consigo misma en tercera persona ("Prudencia me contó", dice para completar la narración de la vida de la protagonista). Su deterioro psicológico y su soledad justifican este diálogo consigo misma, esta dualidad entre la cordura y la razón, entre quien ha entregado su vida por un hombre que no merece la pena y quien es testigo de esa vida desaprovechada. Esta voz hace las veces, en algunas ocasiones, de narrador omnisciente, sin apelaciones directas a la protagonista, por lo que podría hablarse de una voz omnisciente dentro del relato. De todos modos, hay párrafos en los que no se diferencia claramente quién es el narrador y, en otros, la voz narrativa se dirige en segunda persona a Prudencia reprochándole su actitud, como si de su propia conciencia se tratara. Finalmente, en la novela también escuchamos la voz de la amante del marido de Prudencia, a través de las cartas que envía a este. Su presencia epistolar la distancia de la narración, potenciando la imagen de tercera en discordia, de invitada a un matrimonio condenado al fracaso, al tiempo que completa la historia presentando ante el lector pasajes de su también frustrada historia de amor y pone un contrapunto a la personalidad de la protagonista: Prudencia se dejó ahogar, se consumió en un matrimonio sin esperanza pero ella no hará lo mismo. Ella optará seguir adelante y librarse de un amor que puede llegar a matar.
    En cualquier caso, la intención de los narradores no es dar todos los detalles de estos amores condenados al fracaso. No hay descripciones de los personajes, ni de los lugares en los que se desarrolla la acción, no hay orden cronológico en los acontecimientos. Lo que importa es el análisis de los sentimientos, la profundización en las sensaciones y los estados psicológicos, sobre todo, de Prudencia. Es, pues, una novela de sentimientos más que de personajes o de acciones; una novela que refleja tantos sentimientos como despierta en el lector.
    Algún amor que no mate se lee del tirón, con el corazón en la mano y la angustia apretando fuerte la garganta. Es una novela sosegada que desasosiega, por los sentimientos que presenta y por su verosimilitud; que no se recrea en la violencia, aunque sí describe algunos episodios y da a entender a alguno más. Escrito con una prosa ágil, que destila tristeza, ternura y belleza a partes iguales, pone el dedo en la llaga de uno de los problemas más graves de la sociedad actual. Una lacra que mata, que marca y que anula. Una lacra basada en la errónea supremacía del hombre sobre la mujer y en todo un andamiaje de creencias sociales, canciones, frases hechas y consejos maternos que la sustentan y refuerzan. "Una mujer no debe enmendarle la plana a su marido", "una mujer debe velar para que a su marido no le falta de nada", "una mujer debe hacer lo que a su marido le haga feliz"... piezas de una sabiduría popular obsoleta, que afianza el patriarcado y convierte a las mujeres en meros apéndices matrimoniales. Una filosofía de vida casi superada pero que sigue haciéndose notar, hoy en día, en muchas canciones, películas, novelas, personajes de series... que hacen de la búsqueda de un marido su objetivo vital, que entienden el amor como posesión y los celos como símbolo inequívoco de enamoramiento. Una filosofía no erradicada por la que seguimos pagando un precio demasiado alto: el de las vidas de las mujeres muertas a manos de sus parejas y el menos sonoro peaje que desembolsamos por las vidas de aquellas mujeres que prefieren morir antes que continuar viviendo una vida sin vida, antes que seguir habitando una soledad que las asfixia, antes que seguir soportando un amor que solo se manifiesta a través de golpes y palizas, que prefieren morir antes que ser matadas. 

Nos seguimos leyendo.

Ficha técnica:

Título: Algún amor que no mate (Trilogía de la huída, 1)
Autor: Dulce Chacón
Editorial: Punto de lectura           Género: novela   Páginas: 128 
Publicación  05/03/2009    ISBN: 9788466317726
    He encontrado varias páginas interesantes que hablan de esta novela y el tratamiento que hace la violencia de género. Estos son los enlaces de las que más me han ayudado a completar mi visión sobre Algún amor que no mate.
  •  Jacqueline Cruz hace un estudio sobre la violencia de género en el arte a través de esta novela y de la película de Icíar Bollaín Te doy mis ojos. El artículo está publicado en Letras Hispanas y puede consultarse aquí.
  • Lucía I. Llorente analiza, por su parte, las distintas voces narrativas que podemos encontrar en la novela. El artículo fue publicado en Espéculo: Revista de Estudios Literarios y puede consultarse on line aquí. 


Las otras dos novelas de la Trilogía de la Huída son:

21 comentarios:

  1. uf! me parece algo duro de leer...me lo apunto, pero no sé si lo aguantaré..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro, es duro. Pero muy bonito. Y hace pensar...

      Eliminar
  2. Maravillosa reseña, Lidia, de verdad. Me apunto el libro, para leerlo aunque me cueste, porque después de leerte no puedo hacer otra cosa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado la reseña. Yo creo que es un libro que hay que leer si quieres ponerte en la piel de quien sufre maltrato todos los días de su vida.
      Besos

      Eliminar
  3. Parece una lectura dura pero que sin duda merece la pena así que me anoto el título, además me servirá para estrenarme con la autora
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este y "La voz dormida" son los dos que más me han gustado de Dulce Chacón los dos son muy duros aunque, quizá, este, al ser más corto, condensa todo el horror en pocas páginas y es más arduo de leer. Bueno, por lo menos a mí me ha resultado arduo. En cualquier caso, te animo a que leas a Dulce Chacón. Me parece una de las mejores escritoras españolas de los últimos tiempos.
      Besos

      Eliminar
  4. Durísima reseña. No lo conocía pero me has provocado unas ganas de leerlo que tengo que saciarlas ya... Me haré con él, y te cuento.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero tu comentario. Se lee muy rápido, porque es muy cortito. Aunque yo tuve que parar y coger aliento, porque tenía un nudo en la garganta que no me dejaba ni respirar. Ya me contarás qué te parece ;)
      Besos

      Eliminar
  5. Ante todo quería felicitarte por esta excelente "iniciativa" en #ContraLaViolenciaDeGenero ! Y seguidamente decirte que tu reseña es tan dura como estupenda está escrita! Por mucho sufrimiento que provoque la lectura del libro estoy convencida de que merece la pena, porque que es si no un libro que nada transmite?
    Muchas gracias por tu recomendación!
    Besos y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a mí me gustan los libros que transmiten, aunque sea dolor. Y el tema de la violencia de género es un tema que todos, de un modo y otro, tenemos cerca pero en el que no solemos pararnos a pensar. ¿Qué pensará una víctima? ¿Y un maltratador? Yo, hasta que no conocí a un puñado de ellas no pude hacerme una idea de los mecanismos psicológicos que mantienen unidos a víctima y maltratador, pese a las palizas diarias. Y este libro abre un poco los ojos en ese sentido.
      Gracias por tu comentario, tan cariñoso!
      Besos

      Eliminar
  6. Lo leí hace cuatro años y me gustó muchísimo. Duro, sí, pero qué prosa tan bonita era la de Dulce Chacón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué maravilla de escritura! De verdad, qué penica que se nos haya ido... En fin, ahí quedan sus obras para disfrutarlas una y otra vez. Aunque sea con un nudo en la garganta.
      Besos

      Eliminar
  7. Me ha encantado la reseña, tiene pinta de ser una novela preciosa, aunque muy dura =)
    Apuntada me la llevo.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es dura, sí. Si la lees, espero que me cuentes qué te parece.

      Un beso gordo!

      Eliminar
  8. No he leído este libro, del que no dudo de su bella prosa ni su dureza, sino porque el trasfondo del mismo me parece tan tremendo que me supera. De hecho, mira que a mi me encanta la novela negra o policíaca, pero siempre pienso que es ficción y como tal, me resbala. Sin embargo hay otros temas como este que nos ocupa que me hacen pasarlo tan mal, por lo reales que son, que procuro dejarlos de lado.

    Y de la reseña qué decirte... en tu línea, sacando la esencia de lo que la novela transmite de manera soberbia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es muy duro de leer. Y más aun cuando piensas que, efectivamente, en este caso es ficción, pero hay miles de mujeres que viven esas situaciones cada día. Hay que leerlo con un buen estado de ánimo o sabiendo perfectamente lo que te vas a encontrar, preparada psicológicamente para ello.
      Gracias!!
      Besos

      Eliminar
  9. Reseña muy completa, pero huyo de estos temas, me crean un estado de ansiedad y de mal cuerpo que luego no hay quien me aguante,
    besucus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno busca en los libros una cosa diferente. ¡Como en todo en la vida! ;)
      Gracias por leer la reseña a pesar de que el tema no sea agradable para ti.
      Un beso!

      Eliminar
  10. Un tema duro pero si se trata con elegancia puede servir de revulsivo para aquellas personas que puedan estar sufriendo lo mismo, meto una novela de esta autora con la que no me he estrenado en mi lista del 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esta novela tiene el valor de un testimonio. No es una historia real pero podría serlo perfectamente. Leyéndola te haces una idea de los mecanismos que se ponen en funcionamiento en una relación como esta. Además, por lo que he leído (teórico) después, el marido es un maltratador de libro.
      Espero que disfrutes con Dulce Chacón. Estaré pendiente de tu reseña ;)
      Besos

      Eliminar
  11. Demasiada dosis de realidad para mi hipersensibilidad.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...